Tips mágicos para fomentar la lectura en los niños/as

Fomentar la lectura

Fomentar la lectura en niños/as

¿Tú también te has vuelto loca/o inventado cosas para que tu peque lea? ¿Tú también le has repetido una y mil veces que tiene que leer porque es bueno para él? ¿Tú también has tenido que hacer de soldado enfadándote para que por fin lea una página de algún libro? Pues bien… hoy te traigo unos tips mágicos para fomentar la lectura en los niños/as.

Porque lo primero que tienes que saber es que:

NO sirve de nada hacerles leer por OBLIGACIÓN. De verdad, lo que conseguimos así es contraproducente, ya que acaban asociando la lectura con una OBLIGACIÓN y por tanto con algo NEGATIVO que les ofrece emociones desagradables: aburrimiento, enfado (porque muchas veces lleva a discusiones)

Otra cosa que debes plantearte es:

¿mi hijo/a me ve leer? ¿Soy un espejo en el que mirarse? ¿Estoy dando ejemplo de lo que quiero que haga mi hijo/a? Recordemos que todos aprendemos por imitación porque al final, somos seres sociales. Debemos dar ejemplo y, si queremos que lean, deben ver que LEER es una actividad POSITIVA, BUENA y DIVERTIDA, y por ello, la pueden ver realizarse en las personas de su entorno.

Y por último, te lanzo otra pregunta:

¿Estás seguro/a de que tu hijo/a no lee? ¿O no lee lo que tú quieres que lea? Es importante saber que NOS DA IGUAL qué lee: un cuento, un libro, un comic, un periódico, una revista de la temática que sea… lo importante es que LEA. Así que, siempre vamos a priorizar formatos que le motiven y le gusten con temáticas que sean acordes a sus hobbies y que puedan elegir por ellos mismos/as.

Fomentar la lectura a través de la lectura compartida.
¿Habéis escuchado hablar de la lectura compartida? La lectura compartida es una lectura en la que debe haber al menos un adulto que la guíe y que la comparta con el niño/a.

La lectura compartida puede diferenciarse en tres tipos:

• Lectura dialógica: el adulto y el niño van cambiando de roles, el niño narra la historia y el adulto es oyente activo preguntando lo que quiera.

• Lectura compartida interactiva: el adulto lee un cuento o un libro a un niño, pero BUSCA la participación de éste.

• Lectura compartida tradicional: el adulto lee un cuento o un libro al niño, pero no hay interacciones por parte de éste.

Una vez que conoces los diferentes tipos te diré que cada uno de ellos tiene sus ventajas.

Con la lectura dialógica el adulto guía las interacciones y realiza preguntas que nos ayudan a observar si el niño/a está comprendiendo adecuadamente el cuento. Con la lectura compartida interactiva hacemos al peque un oyente activo que puede interactuar con el cuento en cualquier momento. Por último, con la lectura compartida tradicional ofrecemos un ADECUADO modelo de lectura, que será muy beneficioso para los prelectores.

¿Por qué debemos realizar lecturas compartidas?

Las lecturas compartidas son una herramienta más que podemos utilizar para generar situaciones y emociones agradables en relación a lectura, donde, además se está trabajando el vínculo familiar. Estas emociones agradables harán que se asocie la situación o la acción de leer a algo que genera placer, por lo que habrá más posibilidades de que la conducta de leer se repita.

Pero… para que esta práctica de lectura compartida contribuya al desarrollo lingüístico y comunicativo es necesario:

• Que sea una práctica diaria.

• Que cada práctica ronde aproximadamente los 20 minutos.

• Que las preguntas realizadas al menor sean adecuadas y adaptadas a su nivel.

• Que se dé un ADECUADO modelo de lectura.

¿Y tú, pondrás en práctica la lectura compartida? ¡Te leo! ?

Ver más publicaciones

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja una respuesta

Explorar más

Open chat